domingo, 16 de diciembre de 2018

EL POEMA DE LA SEMANA (XIV)


SEMANA 14
(17 de diciembre - 21 de diciembre)


Como colofón a un trimestre de poesía, esta semana nos despedimos hasta el año que viene con un texto de Francisco de Quevedo que, sin duda, merece estar en cualquier antología de poesía de amor.  El encargado de escogerlo ha sido Carlos Arrabal, director del Centro. Os gustará.




Cerrar podrá mis ojos la postrera
sombra que me llevare el blanco día,
y podrá desatar esta alma mía
hora, a su afán ansioso lisonjera;

Mas no de esotra parte en la ribera
dejará la memoria, en donde ardía:
nadar sabe mi llama el agua fría,
y perder el respeto a ley severa.

Alma, a quien todo un Dios prisión ha sido,
venas, que humor a tanto fuego han dado,
médulas, que han gloriosamente ardido,

Su cuerpo dejará, no su cuidado;
serán ceniza, mas tendrá sentido;
polvo serán, mas polvo enamorado.

                                               Francisco de Quevedo




Leer más poemas de Quevedo pinchando AQUÍ.

______________________________________________

jueves, 13 de diciembre de 2018

CONCURSO DE RELATOS DE TERROR



El certamen de RELATOS DE TERROR celebrado en el IES Santa Rosa de Lima coincidiendo con la noche de Halloween ha tenido como ganador a Iván P. para la categoría de 3º y 4º ESO por su obra Pesadilla, y a Elena R. para la de 1º y 2º ESO por El diario maldito. 

A continuación pueden disfrutar de los dos relatos.







Pesadilla

La tenue luz que emanaba de la vela se consumió por completo, la oscuridad invadió la habitación en cuestión de segundos. El corazón del pequeño Daniel se aceleró y no pudo hacer otra cosa que refugiarse tras las palmas de sus manos y romper a llorar, esperar que su pesadilla comenzara, una vez más, a la misma hora y hasta la misma hora, 3:00. Sobre la oscuridad se dibujó la figura de aquel duende jorobado que correteaba por su cuerpo dando pequeños mordiscos a su delgada piel y bañándolo todo en sangre. De una esquina de la estancia emergió una bruja menuda y horripilante que pronunciaba palabras inaudibles para cualquiera con un tono melódico, como si estuviera cantando el salmo más terrorífico del universo. Daniel podía oírla hasta cuando no hablaba y sentía el roce del frío marfil de los dientes del duende incluso sin verlo. La angustia le consumía, el pequeño se sentía diminuto ante esos monstruos, veía cómo su inocencia se tornaba oscura por su culpa. Deseaba gritar con todas sus fuerzas y esperar que su madre apareciera sonriente y que con un beso de sus carnosos labios solventara todos sus problemas pero, ¿quién iba a creerle?  

El fin se iba acercando, las ansias por terminar su pesadilla se confundían con el dolor agonizante de un condenado cuando contempla a su verdugo, de un niño cuando ve un monstruo. La bruja enmudeció y el duende se detuvo, y fue cuando la figura aterradora del ogro emergió de entre las sombras. La bestia enorme y horripilante se abalanzó hacia Daniel, clavándole sus garras y provocándole el dolor más extremo, acercándole más a la muerte. De repente, un reloj marcó las tres y todos desaparecieron. Daniel abrió la puerta y salió corriendo hacia los brazos de su madre, dejando atrás ese duende que le devoraba con sus gestos, la bruja cuyos insultos le acuchillaban y el temible ogro que hacía imposible su vida. Se alejó del colegio, dejó su calvario atrás. 3:00.

IVÁN P. (4º ESO B)





El diario maldito

29/10/2008

       Querido diario, te acabo de encontrar, esto es lo primero que he escrito. Me hace mucha ilusión, nunca he tenido uno. Bueno, me llamo Elísabeth, tengo diez años y faltan dos días para Halloween. Me hace mucha ilusión porque es la primera vez que me quedo sola en casa, ya que mis padres se van al cine y van a volver tarde. Bueno, buenas noches, me voy a dormir.

30/10/2008
   
     Querido diario, estoy un poco asustada, nada más levantarme he ido a escribirte y no estabas en mi escritorio donde te dejé. Te he buscado por casi todos lados. Bajé al sótano y ahí estabas, menos mal, habrá sido mi madre recogiendo o algo.
Me ha dicho mi madre que vamos a ir a dar un paseo, ahora vengo.
   
  Ya hemos vuelto, hemos ido a comer y ahora voy a ducharme.
He oído un ruido un poco raro, espero que sea mi padre, voy a cenar, que me han avisado. Me estoy empezando a asustar, el grifo se ha abierto solo y no había nadie, estábamos todos en el salón. Bueno, no lo habré cerrado bien. Hasta mañana.

31/10/2008

        Hoy ya se van mis padres, creo que se van a las cinco, no se a qué hora vuelven; hoy tengo pensado ver una película con palomitas y eso. Pero no lo sé seguro, ya lo veré. Voy a peinarme que vienen mis abuelos a comer. He llegado al baño y me ha parecido ver a alguien en el pasillo. Será el sueño que tengo, voy a comer que ya han llegado mis abuelos.

        Acabamos de terminar de comer y mis padres ya se van; estoy sola en mi casa acostada en el sofá. Estoy oyendo ruidos como si fueran pasos... Estoy muy asustada, ahora estoy escuchando silbidos, pasos cada vez más cerca y más y ahora están gritando mi nombre.

        Estoy viendo a alguien. Socorrooo...


ELENA R. (1º ESO B)




_______________________________________________________

domingo, 9 de diciembre de 2018

EL POEMA DE LA SEMANA (XIII)


SEMANA 13
(10 de diciembre - 14 de diciembre)


Esta semana el poema nos llega desde la Jefatura de estudios. Nuestra compañera Mª Ángeles ha escogido un texto del cordobés Juan Antonio Bernier, "Hay hombres y mujeres...", incluido en el libro titulado Así procede el pájaro (Valencia, Pretextos, 2004). Esperamos que os guste, porque es una auténtica maravilla.




Hay hombres y mujeres
en pie,
como la lluvia.

Llueven amor, derraman
sin límite la vida
sobre sus semejantes.

Cuando se encuentran lejos,
quisiéramos tener un corazón
de más largas raíces.

Ignoran su belleza
como quien pisa hojas
sin sentir su quejido.

Son la luz del mundo
sin saberlo. 


                                Juan Antonio Bernier


 

Leer más poemas de Juan Antonio Bernier pinchando AQUÍ.